Sabino Ormazabalen babes taldea.

eu | es | cat |

Sabino Ormazabal Elola kontzientzia preso aitortu dezaten ekimena


Apoyos y escritos de entidades y personas sobre Sabino Ormazabal, sus compañeros y la Fundación

 

Al día siguiente de las detenciones, 6 de octubre de 2000, Mikel Zuloaga escribe lo siguiente:

“Nota al juez Garzón:

La operación Itzali (Apagar) se presenta en contraposición al denominado proyecto Piztu (Encender), según el Auto del juez Garzón “el proyecto de ETA para la desobediencia”, deteniendo injustamente a nueve personas del movimiento cívico. Una más de sus puestas en escena, de falta de rigor y de arbitrariedad ética para los que pensamos diferente.

El trabajo Piztu Euskal Herria es una idea basada en la desobediencia civil. No es el proyecto de ETA ni de Ekin ni de ningún otro ente. Lo digo con conocimiento de causa, ya que está realizado en pensamiento y obra por el que suscribe.

La Fundación Joxemi Zumalabe no ha tenido más delito que el de ofrecer un punto de encuentro para el debate en el movimiento ciudadano.

Si criminaliza proyectos pacíficos de desobediencia, ¿qué otros más sugiere para los que estamos en desacuerdo con el orden constitucional? ¿La sumisión? ¿La lucha armada?”.

Mikel Zuloaga (Por Piztu Euskal Herria).

(Al cabo de un mes fue detenido también y acusado de pertenencia a banda armada. Pero, ¿quién de ETA sale públicamente dando su nombre y asumiendo un texto que dicen es de ETA?...)



 

Octubre-Noviembre 2000: 1.700 autoinculpaciones en los juzgados.

“Al Juzgado Central de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional: …… ,mayor de edad, con DNI nº….., ENA….., con domicilio a efecto de notificaciones en…. c/……… ante ese Juzgado comparece y Dice:

- Que ha tenido conocimiento de la detención y prisión de miembros de la Fundación Joxemi Zumalabe, así como de otras personas que desarrollan actividades en los movimientos populares de Euskal Herria, acusados de integración en organización terrorista.
- Que conozco cómo dicha Fundación desarrolla su actividad en el ámbito de los movimientos sociales y populares, de los cuales participo.
- Que las resoluciones judiciales que conozco persiguen actividades legales y legítimas, tratan de criminalizar actividades de desobediencia civil y disidencia pacífica, y en definitiva persiguen la libertad de conciencia y expresión.
- Que las mismas actividades por las que están en prisión personas pertenecientes a la Fundación Joxemi Zumalabe, las ha venido realizando y las voy a seguir realizando, en el libre ejercicio de las libertades democráticas.
- Que afirmo la legitimidad de oponerse al orden constitucional cuando se considera injusto. Igualmente afirmo que ninguna constitución puede oprimir los derechos de los pueblos, y que cualquier norma legal es modificable.
- Que considero a las personas en prisión como presos de conciencia, por defender ideas de libertad y justicia que yo defiendo.

Por lo expuesto, Solicito se me incluya en el mismo procedimiento, diligencias 324/98 de ese Juzgado, porque en nada me diferencio de los hasta ahora encausados o presos.
…. a… de…. De 2000”.



 

5 de octubre:

El mismo día de la detención se da a conocer que el ministro español de Interior, Jaime Mayor Oreja, ha decidido condecorar al juez Garzón con la Cruz de Plata al Mérito Policial en “agradecimiento por su implicación en la lucha contra el entramado etarra”. La condecoración lleva incluida una pensión económica correspondiente al 15% del salario bruto que percibe el juez Garzón.


6 de octubre:

Iñaki Iriondo, en Gara:

“Cuando todavía con las facultades mermadas por el sopor, escuché en el radio-despertador hablar de detenciones por prácticas de desobediencia civil pensé que los británicos habían vuelto a la carga contra Mahatma Gandhi. Cuando horas después supe que entre los ‘peligrosos terroristas’ detenidos se encontraba Sabino Ormazabal, no tuve ya ninguna duda de que había oído bien. Los británicos habían vuelto a detener a Gandhi.

No quiero decir que Sabino Ormazabal –que es el único de los detenidos al que conozco personalmente y del que puedo hablar con cierto fundamento­– sea ni indio ni hindú, sino que, como el mathama, es un hombre fuertemente comprometido con sus país, en este caso Euskal Herria, y con los medios de acción no violenta. Lleva varias décadas en ello”.


6 de octubre

Carlos Alonso, abogado ambientalista e Iñaki Barcena, profesor de la UPV; ambos miembros de Eki y Ekologistak Martxan: Artículo “Partidarios de la desobediencia civil”.

“(...) Somos amigos de Sabino Ormazabal desde hace unos 20 años, desde la lucha contra Lemoiz. Y seguimos siéndolo. Y compañeros de las principales luchas ecologistas en que seguimos participando. Pese a las discrepancias y diversidad de opiniones que compartimos. Sí, compartimos, porque con los amigos las diferencias se comparten. (...) Incluso uno de nosotros es miembro activo de la Fundación Joxemi Zumalabe. ¿También nosotros formamos parte del “entramado terrorista”? Si así lo piensan, ésta es nuestra confesión. No necesitan torturarnos para sacarla”.


7 de octubre:

Ochenta personas y miembros de organismos populares asisten a respaldar a la Fundación Joxemi Zumalabe que da una rueda de prensa en plena calle, en el Paseo de la Concha, junto a la rampa de Alderdi Eder de Donostia. Allí sacaron todas las publicaciones, carteles y trabajos elaborados por la Fundación y anunciaron un nuevo encuentro para el día 15. En Iruñea, lo mismo hicieron amigos y compañeros de Pepe Uruñuela.


7 de octubre:

José Allende, catedrático de la UPV: “Conozco a Sabino Ormazabal, con el que he compartido muchas horas dentro de los movimientos sociales y ecologistas de este país. No salgo de mi asombro. Esto empieza a tener signos peores que en el franquismo”.

Francisco Letamendia, profesor de la UPV, también muestra su solidaridad con Sabino y sus compañeros.

Paralelamente, 22 organismos sociales y sindicales firman un documento en el que se denuncian las detenciones.


8 de octubre:

Artículo “Progromo”, de Xabier Salutregi, ex director de “Egin”:

“(...) Faltan palabras para poder definir hasta el último de los sentimientos que provocan estas detenciones y no creo que nadie en Euskal Herria se pueda amparar en la socorrida frase de “esperaré a leer el contenido del auto judicial antes de emitir mi opinión” para reconocer lo que está ocurriendo. Cualquiera que conozca a Sabino Ormazabal, por ejemplo, estará hoy de acuerdo en que su detención se ha convertido en la prueba del algodón”.


8 de octubre:

Artículos de Alvaro Anta, Txaro Portilla, Jabi Aguillo y Antonio Escalante: “Sigamos desobedeciendo” y de Andoni Romeo, Fernando Mendiola, Lucio Tabar, Perico Oliver, Teo Llorens, Lander Aurrekoetxea y Jaxinto Gómez: “Criminalizar la desobediencia civil”. Cartas de Arantza Ozio (“Garzón vuelve a usar redes de volantas”); Txus Congil (“Me siento en un estado de excepción de facto (...) Me siento muy afortunado de haber coincidido con la mayoría de las personas detenidas”); de Jesús Lezaun: “Sabino Ormazabal y sus compañeros mártires”: “No te conocen y quieren hacerte daño quienes así se comportan contigo, con vosotros. ¡Malditos mil veces! Algunos juces juegan con las detenciones y con la cárcel como si fueran juguetes de recreo, ositos de peluche. ¡Mil veces malditos!”)


10 de octubre:

Alberto Gartzia Garmendia (periodista): “Han detenido a un amigo mío. Se llama Sabino (...)”
Pedro Ibarra, Ramón Zallo, profesores de la UPV: “Nuestra solidaridad para nuestros desobedientes amigos de la Fundación. Con su trabajo afirman que tiene sentido luchar por recuperar el poder para la sociedad. Y nos recuerdan quiénes se arrogan el derecho a impedirlo”.


Octubre 2000: Iniciativa de Democràcia Ambiental

“El ecologista encarcelado ha sido amparado por Democràcia·Ambiental. Un ordenador para Sabino: Detenido desde el pasado 5 de octubre, permanece en la prisión de Soto del Real acusado de promover la desobediencia civil. Además de ampararle, Democràcia·Ambiental propone recaudar fondos para regalarle un ordenador portátil y que así no tenga que interrumpir su trabajo de redactar un libro sobre el movimiento ecologista en los últimos 25 años. Al final de esta presentación figura la dirección postal de la cárcel para poder mandarle cartas y postales de solidaridad y reconocimiento así como la cuenta corriente abierta para ingresar el dinero para la compra del ordenador”.

Desconocían que en la cárcel no le era permitido tener un ordenador.


12 de octubre: Iván Zaldua, escritor de Gasteiz, en “El Correo”

“(...) Me quedé helado no sólo porque conozco a algunos de los detenidos, sino por el cargo que se lanza contra ellos: preparar actos de desobediencia civil. (...) Lo que es realmente novedoso y preocupante, que se juzgue no ya el acto, sino la potencia. El mínimo atisbo de disidencia. Por otra parte, para cualquier que, como yo, haya estado o esté ligado a algún movimiento social en el País Vasco, la acusación de vinculación entre la Fundación Joxemi Zumalabe y ETA sólo puede causar hilaridad. Si no fuera porque el tema es muy serio. Los valores democráticos están amenazados en nuestro país, qué duda cabe. Pero no sólo por ETA”.


13 de octubre: Xabier Díaz Esarte, escritor y miembro de Batzarre

“(...) No voy a escribir encendidos elogios hacia su persona, pero doy fe de su pluralidad de criterio. Gente como Sabino ha logrado que estas páginas de opinión estén entre las más abiertas de la prensa de Euskal Herria”.



13 de octubre: Angel Gaminde, abogado, en “Deia”

Artículo: “Imperio del Ejecutivo, ¿sumisión del Judicial?”:

“(...) ¿Qué norma de carácter positivo han desobedecido los detenidos? Porque no se les ha detenido por incumplir norma alguna, sino por predicar la desobediencia”.


13 de octubre: Koldo Unzeta, profesor de la UPV, columnista en “El País”

“(...) Es necesario atreverse a seguir levantando la voz contra quienes quieren silenciar las mismas mediante el crimen o la amenaza. Como también es necesario atreverse a decir que no puede encarcelarse a personas como Sabino Ormazabal”.



mail helbidea
</