Sabino Ormazabalen babes taldea.

eu | es | cat |

Indarkeria-eza, bizitza eta gatazkei buruzko ikuspegia islatzen duten Sabinoren idatziak

Escritos y posicionamientos suyos relacionados con la noviolencia como actitud ante los conflictos y la vida





26 de septiembre de 2000: Declaración de Zaramaga

En esta fecha se da a conocer el Documento de Zaramaga, un manifiesto suscrito en un principio por 768 personas.

Se reclama un diálogo político multilateral y una tregua a ETA, para “que declare una tregua de gran alcance y duradera en el tiempo como cauce para la solución del conflicto político. Nuestra sociedad tiene el derecho a expresar su palabra y ser protagonista de su futuro sin ningún tipo de interferencias. Creemos que la ausencia de lucha armada contribuiría al diálogo, a la acumulación de fuerzas y de energías sociales y al debate sobre alternativas, facilitando la apertura de la fase de resolución del conflicto”.

Entre los firmantes estaban Sabino Ormazabal y Patxi Azparren, que serían detenidos al mes siguiente.

Al respecto, “El Mundo” del 7 de octubre de 2000 tituló, en su página 10:
“Dos detenidos por Garzón pidieron en septiembre una tregua a ETA”.



Noviembre 2000 : En la Red, Hika 116 (dic.) y otros medios. Desde la cárcel de Soto

Carta de Sabino Ormazabal agradeciendo las muestras de solidaridad:

(...) Con esta operación “se trata de no dejar abrir caminos de rebeldía no-violentos, masivos y populares que permitan que se cierre el conflicto vasco en su forma violenta. Y eso es lo terrible. Se quiere segar la hierba para que no cuajen prácticas de desobediencia civil y dejar a la confrontación violenta sin alternativas. ¿Fuerte, no?”.

Asimismo se pronuncia claramente:

“Yo estoy convencido que en la desobediencia civil no violenta se puede encontrar una salida para todas aquellas personas que creen que la sociedad vasca tiene el derecho a expresar su palabra y ser protagonista de su futuro sin ningún tipo de interferencias. Lo hemos demostrado a lo largo de todos estos años en diferentes y variadas luchas sectoriales. Inténtese su práctica con seriedad en el conflicto vasco desterrando la lucha armada y violenta y dando protagonismo a la palabra. Si pensar así es delito, seguiré en la cárcel”.